Páginas vistas en total

viernes, agosto 4

Pedro Shimose conoce bien la "soberana Orden de Malta" que funciona como regente en el diminuto Estado del mismo nombre. notable que un boliviano, don Mauro Bertero sea uno de los dos responsables de oientar a los maltenos en cuanto a recuperar Malta su Status y reponer su prestigio quebrantado por imponderables. Bertero se trasladará de Santa Cruz a Roma para cumplir su cometido.


Un boliviano en el Consejo de Gobierno de la Soberana Orden de Malta


De peladito, yo solía jugar a la consonancia y rimaba Malta con Yalta, Salta y Riberalta. Aquel archipiélago de apenas 316 km2, constituido por tres islas – Malta, Gozzo y Comino – fue determinante en la lucha de la cristiandad contra el imperio otomano (siglos IX y X); de Inglaterra contra el Imperio napoleónico (siglo XIX) y de los Aliados contra la Alemania nazi (1940-1943). Después de haber sido islamizada por los otomanos (870-1090), fue conquistada por Roger I, hace 927 años, y anexionada al reino católico de Sicilia hasta que el emperador Carlos V, en 1530, cedió la isla de Malta a los caballeros de San Juan de Jerusalén. Ocupada sucesivamente por Napoleón (1798) y el imperio británico (1800-1964), Malta se convirtió en República independiente en 1964. Toda esta retahíla de datos tiene que ver con el hecho de que la Soberana Orden de Malta tiene su sede en Roma y no en La Valletta, capital de Malta.

Como mis cultos lectores saben, la Soberana Orden de Malta es la institución civil más antigua de la civilización occidental y, desde 1994, forma parte de la ONU, en calidad de miembro observador. Su importancia es decisiva, a escala mundial, en lo que se refiere a su obra benefactora al servicio de los pobres, enfermos, ancianos, inmigrantes y refugiados. En 1961 tenía 3.000 miembros; hoy tiene 12.000. Su labor silenciosa es casi desconocida. Pocos saben que coopera en la construcción de hospitales, orfanatos y residencias de ancianos. Al ser elegido papa, Francisco elogió el apoyo de la Orden a la obra de la Iglesia católica, pero, como es de conocimiento público, esta relación institucional entró en crisis que, según sus portavoces, tiende a ser superada. 

En este empeño, el Consejo Soberano del pasado 3 de mayo nombró un Comité Directivo. A él pertenece el embajador de la Orden, don Mauro Bertero Gutiérrez (Santa Cruz de la Sierra, 26.11.1958), uno de los dos miembros del Consejo de Gobierno de la Orden que deberá renovar las relaciones con  el Vaticano. 

En este contexto, la Orden se propone actualizar su Carta Constitucional promulgada en 1961 y revisada parcialmente en 1997. Y aquí es donde adquiere importancia la participación del embajador Bertero, empresario exitoso, economista felizmente retirado de la actividad política nacional, excelente artista (poeta y pintor) y valioso diplomático al servicio de los pobres y necesitados. Él es uno de los encargados de coordinar los trabajos de cerca de 200 personas directamente vinculadas a este proceso de renovación de la Soberana Orden de Malta. Por este motivo, el embajador Bertero abandonará su domicilio en Bolivia para residir en Roma hasta la celebración del seminario internacional que la Orden realizará en la capital italiana dentro de unos meses. Que Dios lo ilumine. Madrid, 04.07.2017. 

No hay comentarios: